Dos contemporáneos universales

"Leonardo y Maquiavelo fueron dos contemporáneos universales, en el mayor sentido de la palabra, que ayudaron a construir un mundo nuevo; uno desde el lenguaje de Dios (ciencias exactas) y otro desde el lenguaje de los hombres (ciencias sociales). Dos vidas que valen la pena conocer a través de este pequeño gran libro de historia." 
Por Antonio López
Ago 23, 2021

“Leonardo y Maquiavelo” de Patrick Boucheron es una obra que refleja a la perfección lo que significa ser contemporáneo, mostrando la vida de dos personajes cuyas vidas siguen resonando en la actualidad. Se trata de la contemporaneidad del político y literato Niccoló Machiavelli, y el ingeniero, artista y amante de las matemáticas, Leonardo da Vinci.  

El historiador, Patrick Boucheron (París, 1965), doctor en Historia Medieval por la Université Paris 1 Panthéon-Sorbonne, hace un magnífico trabajo, lo que cualquier historiador debe hacer, al representar la “escenografía” en la que la vida de estos dos personajes se desenvuelve. Es un libro pequeño pero suficiente para conocer el contexto, las voces, los personajes, los lugares, en los que Leonardo y Maquiavelo se vieron envueltos. 

A lo largo de sus 9 capítulos, Boucheron describe los posibles puntos de encuentro en los que coincidieron los protagonistas de esta historia, una historia que inicia en Urbino, en 1502, con el comienzo del gobierno del nuevo príncipe de la Italia central, “el príncipe de los nuevos tiempos”, César Borgia, el Valentino (como se le conocía). 

Para quien lea este libro puede descubrir que existen ciertos paralelismos entre el mundo al que se enfrentaron Leonardo y Maquiavelo en el siglo XVI  y al que nos enfrentamos actualmente en el siglo XXI. César Borgia, con su fuerza e ideas, representó un signo de los nuevos tiempos que se pronosticaban en el mundo de Leonardo y Maquiavelo. ¿Acaso no nos encontramos en una situación similar en la actualidad?  

Los protagonistas, desde sus saberes, contribuyeron en la construcción de ese nuevo mundo que los tiempos obligaban a crear. ¿Quiénes son las y los protagonistas de nuestros nuevos tiempos?, ¿qué hacen?, ¿dónde están?. 

No hay evidencia de que haya habido conversaciones entre estos dos, pero sí la hay de proyectos, metas y objetivos en común. Al fin, un mismo príncipe al que servir. Maquiavelo, aconsejando en la forma de gobernar, así como en el arte de la guerra; da Vinci, siendo el ingeniero, el creativo y el artista, al final, el genio. 

Por un lado, Maquiavelo ve a su príncipe César Borgia como “un maestro del tempo político”, un hombre prudente que actúa con prontitud y según la necesidad. Encuentra en él su mayor inspiración para escribir su obra, “El Príncipe”. En esta obra, Maquiavelo, como lo menciona Boucheron, más que ser un manual de gobierno, “es un tratado sobre la manera de conservar el poder que se acaba de conquistar”. 

Por otro lado, da Vinci es alguien que “trabaja mucho, escribe aún más, dibuja siempre y pinta a veces”. Por sus conocimientos en la economía del agua, ayuda al Valentino a modificar y crear ríos que ayuden a cumplir con los objetivos militares de la corte ducal. Es el ingeniero que sirve para ingeniar e ingenia para servir. 

Leonardo y Maquiavelo fueron dos contemporáneos universales, en el mayor sentido de la palabra, que ayudaron a construir un mundo nuevo; uno desde el lenguaje de Dios (ciencias exactas) y otro desde el lenguaje de los hombres (ciencias sociales). Dos vidas que valen la pena conocer a través de este pequeño gran libro de historia. 

Antonio López

Antonio López

Fundador de The Bookish Man.
Share This