Es un pequeño paso para Bezos, ¿existe un gran salto para la humanidad?

"Podrá estar en su derecho de usar su riqueza como desee, pero la realidad innegable es que Bezos es parte de un pequeño, pero poderoso, porcentaje de la población que goza de privilegios inalcanzables para las clases baja y media. Más allá de celebrar su viaje al espacio, debemos analizar y cuestionar lo que sucede aquí, en el planeta Tierra."
Por Francisco Dávila
Ago 16, 2021

Domingo, 20 de julio de 1969. Más de 600 millones de personas alrededor del mundo sintonizaron sus televisores para presenciar un hecho sin precedentes: los astronautas Neil Armstrong y Buzz Aldrin se convertían en las primeras personas en pisar la Luna tras varios años de programas espaciales llevados a cabo por la NASA. Esta hazaña no sólo significó una victoria de Estados Unidos sobre la Unión Soviética, sino que se trató de un logro para toda la humanidad que impulsó la exploración y el viaje espacial, así como el desarrollo, promoción e inversión científica y tecnológica. Tan así fue que varios países en vías de desarrollo crearon sus propias agencias espaciales y pusieron satélites en órbita.

Ahora, en 2021, viajar al espacio ha tenido un significado completamente distinto. Hace apenas unas semanas, Jeff Bezos emprendió un viaje hacia la última frontera a través de un cohete de Blue Origin, una de sus empresas. Para algunos, este evento marcó un parteaguas para el turismo espacial y hay quienes celebran y se asombran por la tecnología, el diseño y la ingeniería detrás de esta hazaña.

Para otros, incluyéndome, esto no es más que una competencia de egos con sus rivales Richard Branson y Elon Musk, así como un derroche de dinero que bien pudiera destinarse a las causas más necesarias de la actualidad, como la pobreza, el medio ambiente, el hambre y la propia pandemia. Podrá estar en su derecho de usar su riqueza como desee, pero la realidad innegable es que Bezos es parte de un pequeño, pero poderoso, porcentaje de la población que goza de privilegios inalcanzables para las clases baja y media. Más allá de celebrar su viaje al espacio, debemos analizar y cuestionar lo que sucede aquí, en el planeta Tierra.

Una investigación de Jesse Eisinger, Jeff Ernsthausen y Paul Kiel de ProPublica, con base en declaraciones de impuestos obtenidas del Internal Revenue Service, demostró que Jeff Bezos vio crecer su fortuna en 99 mil millones de dólares entre 2014 y 2018, sin embargo solamente reportó ingresos por 4 mil 200 millones de dólares y pagó al fisco solamente 973 millones de dólares (lo cual representa 0.98% de toda su riqueza). A lo anterior hay que añadir que durante 2020 la fortuna del ex CEO de Amazon se incrementó en 75 mil millones de dólares y llegó a alcanzar, en algún punto, un patrimonio de más de 200 mil millones de dólares (o 200,000,000,000, para dimensionarlo mejor), de acuerdo con Business Insider y Forbes. 

Se argumenta que este incremento está justificado debido al buen desempeño de Amazon durante el último año, y es cierto hasta un punto, pues las restricciones sanitarias, la facilidad para acceder al internet y la expansión del comercio electrónico ayudaron al crecimiento exponencial de esta empresa que tuvo un ingreso neto de 21 mil millones de dólares, 84% más que el año previo. 

No obstante, cabe destacar algunos hechos clave que demuestran el porqué Bezos no es el innovador ni el genio multimillonario que se afirma que es:  

Amazon superpoderoso

Amazon ha sido acusada, junto a otras empresas, de excesivo poder monopólico y de haber usado datos de terceros para desarrollar y lanzar productos para competir con sus rivales. Por ello, Bezos, al igual que los CEO de Alphabet, Facebook y Apple, fue llamado a comparecer ante el Congreso de los Estados Unidos en julio de 2020.

Movimiento anti sindicalista

En abril de 2021, un almacén de Amazon en Bessemer, Alabama, llevó a cabo una elección con respecto a un proyecto de sindicalización para sus empleados. El resultado fue de 1798 votos en contra y 738 a favor del sindicato, no obstante, se dieron a conocer intentos por parte de la empresa para intimidar, interferir y confundir a los empleados previo y al momento de la votación. 

Evitando al fisco

No solo Jeff Bezos paga menos impuestos de los que debería, sino que en 2007 y 2011 no pagó ni un centavo al IRS argumentando tener más pérdidas que ganancias, de acuerdo con ProPublica, lo cual le hizo acreedor de un crédito fiscal por 4,000 dólares para sus hijos, mismo que pudo ser destinado para las personas que realmente lo necesitaban. En palabras de Robert Reich: Jeff Bezos pagó más por su sombrero vaquero que impuestos federales en 2007

“Ustedes pagaron por esto”

Bezos agradeció a sus empleados pues, gracias a ellos, su viaje al espacio se pudo realizar. Y tiene razón, pues la nula importancia que la empresa le dio a sus empleados durante la pandemia, los bajos salarios, las largas jornadas laborales y la falta de permisos para acudir al sanitario pagaron cada centavo del viaje espacial de 10 minutos. 

Entonces, ¿esta carrera espacial se podría considerar progreso? A mi parecer no lo es. Considero que el verdadero progreso será cuando los multimillonarios y las corporaciones paguen los impuestos que les corresponde, cuando los gobiernos sean lo suficientemente estrictos en la aplicación de la ley fiscal, cuando ya no existan paraísos fiscales, cuando las empresas sean conscientes de su responsabilidad para con los empleados y que estos sean tratados dignamente, cuando la prioridad sea el impacto ambiental antes de las ganancias y, sobretodo, el verdadero progreso será el día que la meta no sea habitar el espacio, sino lograr que este planeta sea habitable para toda la humanidad. Lamentablemente, estamos muy lejos de esta meta idealista.

Termino con este tweet de Charles Preston: “Jeff Bezos viajará al espacio mañana. Ayer, en la Tierra, vi a un hombre buscar comida en un bote de basura”. 

Francisco Dávila

Francisco Dávila

Economista por la UDEM y defensor de la buena política pública.
Share This