Hablemos sobre el VIH

"La ignorancia, invisibilización y falta de acceso a la información permite que personas VIH positivas sientan que su vida ha terminado y que no hay nada que pueda protegerles, cuando en realidad existe una amplia comunidad de personas dispuestas a apoyar y brindar todo lo necesario para mantener a flote su calidad de vida."
Por Samantha Espino
May 20, 2022

Aún falta un largo camino que recorrer en cuanto a Educación Sexual Integral dirigida a todas las edades, así como la diversificación de información a través de medios, talleres, clínicas, etc., que faciliten el acceso al conocimiento y a la atención de la salud sexual.

Hablar de VIH me parece fundamental puesto que es una cuestión de salud que, al igual que las infecciones de transmisión sexual (ITS), creemos que nunca nos va a pasar a nosotros, nos sentimos inmunes y protegidos, a pesar de que no usemos protección alguna durante las relaciones sexuales. De nuestra misma ignorancia y desconocimiento nace la creencia de que es un problema clínico de salud que puede no afectar a nuestra clase social, nuestro sexo o nuestra edad.

Esta misma carencia de una educación sexual en todas las fases del desarrollo, trae consecuencias graves para nuestra salud.

Recientemente, escuché un podcast donde una mujer adulta comentaba que fue contagiada de VIH por su pareja, su única pareja durante años. Ella decidió llevar a cabo el tratamiento y mejorar su calidad de vida, sin embargo, la culpa que cargaba la pareja era tanta, que decidió no hacer algo al respecto por su salud y eventualmente el SIDA acabó con su vida.



Es tan lamentable ver como el estigma, la discriminación y la falta de atención a nuestra propia salud integral nos puede llevar a la negación, el aislamiento e incluso la muerte.

A pesar de que el VIH pueda transmitirse a cualquier persona, independientemente la edad, considero que la etapa de la adolescencia es la indicada para comenzar a introducir el tema, dado que suele ser el rango de edad en el que las y los adolescentes comienzan a tener relaciones sexuales, las cuales pueden llegar a ser desprotegidas o desinformadas debido a la falta de conocimiento sobre los riesgos de la sexualidad.

Aunado a este tema también, me parece esencial precisar cuáles son los medios de transmisión y cómo podemos prevenir su contagio, debido a que hace poco me tocó ver un video en el que una adolescente, cuya madre ya había fallecido por VIH, desde que ésta fue diagnosticada dejó de abrazar y darle besos a su hija por miedo a que le fuera a transmitir el virus.

La ignorancia, invisibilización y falta de acceso a la información permite que personas VIH positivas sientan que su vida ha terminado y que no hay nada que pueda protegerles, cuando en realidad existe una amplia comunidad de personas dispuestas a apoyar y brindar todo lo necesario para mantener a flote su calidad de vida.

Samantha Espino

Samantha Espino

Licenciada en Psicología Clínica y de la Salud por el Tec de Monterrey. Educadora Sexual en formación por la Asociación Mexicana para la Salud Sexual. Amante de los perros y gatos.
Share This