La ONU y su indiferencia ante los delitos de agresión sexual

"En 2016, Ban Ki Moon, secretario general de las Naciones Unidas, reveló que en 2014 recibieron 80 denuncias . Asimismo, en 2015, 99 contra soldados de los cascos azules y funcionarios de la ONU por abuso sexual y violación."
Por Daniela Hinojosa
May 12, 2022

Hace 20 años, Kathryn Bolkovac (agente de investigación de la policía de Nebraska) fue contratada por Dyncorp, una empresa de seguridad privada del gobierno estadounidense, para recibir entrenamiento y formar parte del Destacamento de la Policía Internacional. Misma que trabaja en coordinación con la Organización de las Naciones Unidas para mantener la paz después de un conflicto. En este caso, en Bosnia, tras las Guerras Yugoslavas.

Durante su estancia en el país, descubrió que, tanto bosnias como mujeres rumanas, croatas y albanas eran esclavizadas y explotadas sexualmente en 900 burdeles camuflados de restaurantes o bares. Las extranjeras habían sido secuestradas o engañadas con promesas falsas de trabajo y, cuando llegaban ahí, les sustraían sus pasaportes y las prostituían.

La credibilidad en casos de agresión sexual cuando se es obeso.

¿Cómo lo descubrió?

Una noche, encontró a una joven bastante lesionada caminando por la acera, y cuando se acercó a ayudarla, le platicó sobre el Florida Bar. En ese lugar, halló a siete mujeres encerradas en una habitación, colchones, grilletes, fotografías y videos donde aparecían miembros del Destacamento de Policía Internacional con ellas. 

Bolkovac continuó con la investigación y descubrió que altos mandos de Ucrania y Rumania junto con las redes internacionales de tráfico y trata de mujeres, los soldados de las fuerzas armadas de países miembros de la OTAN, directivos de DYNCORP, diplomáticos y policías de la ONU y los gobiernos de países como Estados Unidos, Francia e Inglaterra, estaban involucrados en el delito. 

Ella presentó toda la información y pruebas recabadas a Madelaine Rees (Jefa del Alto Comisionado de los Derechos Humanos de la ONU), quien se ofreció a ayudarla para rescatar y proteger a las víctimas, sin embargo, los miembros principales de la ONU lo prohibieron. Incluso, Jack Plain, representante del secretario general, se refirió a esas mujeres como “prostitutas de guerra” para justificar que el problema no merecía atención.

Kathryn denunció estos hechos ante la prensa internacional, pero nada cambió. Los gobiernos y organizaciones involucradas encubrieron a los violadores y tratantes, la explotación sexual continuó en ese territorio y se extendió a otros lugares en conflicto donde los miembros de la OTAN y la ONU se presentaron como “salvadores”. 

Otros casos

En 2004, por ejemplo, los cascos azules arribaron a Haití para pacificar la situación tras el golpe de estado contra Jean Bertrand Aristide. No obstante, lejos de ayudar, muchos de estos hombres violaron a niños y mujeres de este país. Algunos condicionaban la entrega de una pequeña ración de agua y comida o medicamentos a cambio de tener relaciones sexuales con ellos, por lo que los haitianos prefirieron alejarse de los campamentos y buscar alimento en otra parte. Alrededor de 2 mil personas fueron víctimas de delitos sexuales. 

En República del Congo, durante la presencia de los miembros de la OMS para ayudar a la población contra el brote de cólera, más de 80 mujeres presentaron denuncias por el delito de violación contra el personal de la agencia internacional.  

Sudan del Sur, Liberia y República Centroafricana fueron otros de los países más afectados por la presencia de los organismos de este “cuerpo de paz”. 

En 2016, Ban Ki Moon, secretario general de las Naciones Unidas, reveló que en 2014 recibieron 80 denuncias

Asimismo, en 2015, 99 contra soldados de los cascos azules y funcionarios de la ONU por abuso sexual y violación. 

Pero la “actuación” del máximo organismo en la protección a los derechos humanos y en el mantenimiento de la paz sólo se ha basado en dar conferencias de prensa y prometer cambios que, hasta el momento, siguen en palabra. Antonio Guterres, el actual secretario general, se ha lavado las manos diciendo que el problema es de los Estados y ellos deben juzgar a sus soldados, quienes, si bien, cometen delitos como parte de los cascos azules, tienen una nacionalidad y fueron enviados por ellos. 

Los gobiernos, por supuesto, tampoco han hecho algo y, por el contrario, han ayudado a encubrir a los responsables. Cuando son denunciados, los envían de regreso a su país y siguen con su vida, como si nunca hubieran cometido un crimen. 

Para una entrevista a la DW sobre los casos de agresión sexual en República Centroafricana, Kathryn Bolkovac dijo que: la ONU no solo está tuerta, sino que se ha convertido en un monstruoso cíclope que trata de evitar la investigación y la persecución penal de los delitos de los Cascos Azules. Una cortina de humo oculta a los países miembros acusados.

Referencias:

AFP. (2015). Los casos de explotación sexual por parte de cascos azules son frecuentes. Swiss Info. Consultado en: https://www.swissinfo.ch/spa/los-casos-de-explotación-sexual-por-parte-de-cascos-azules-son-frecuentes/41486026

Nueva Revolución. (2021). Empleados de la OMS en el Congo violaron a más de 80 mujeres. Nueva Revolución. Consultado en: https://nuevarevolucion.es/empleados-de-la-oms-en-el-congo-violaron-a-mas-de-80-mujeres/

La Redacción. (2021). Los cascos azules y las denuncias de abusos sexuales en misiones de paz. Tele sur tv. Consultado en: https://www.telesurtv.net/news/onu-cascos-azules-abusos-sexuales-diaInternacional-paz-20180528-0056.html

Sanchis. I. (2013). Kathryn Bolkovac, que destapó la implicación de la ONU en tráfico sexual. La Vanguardia. Consultado en: https://www.lavanguardia.com/lacontra/20131228/54398619322/grababan-la-violacion-y-se-la-pasaban-a-los-soldados.html

Slanjankic. A. (2016). Bolkovac: abusos sexuales de los soldados de la ONU. DW. Consultado en: https://www.dw.com/es/bolkovac-abusos-sexuales-de-los-soldados-de-la-onu/a-19087962

Daniela Hinojosa

Daniela Hinojosa

Redactora de noticias de la sección de Artes & Libros y Política & Democracia. Licenciada en Derecho por la Universidad Anáhuac.
Share This