La sequía en México es alarmante

"La escasez de agua no sólo tiene repercusiones importantes en la actividad económica, sino que se contrapone con el cumplimiento de los derechos humanos fundamentales como la higiene y la sanidad. De acuerdo con Latin America Reports, la Ciudad de México ha tenido problemas para suplir agua para las personas, debido a que una de las reservas de agua que suplían este recurso a la ciudad se encuentra por debajo de su nivel normal de capacidad."
Por Salvador Ramos
Mar 7, 2022

Actualmente se vive una situación agravante poco antes vista en México, que cada vez más se acentúa en el norte del país: con la poca probabilidad de lluvia en la región deriva en amenazantes sequías que preocupa a gobiernos locales y estatales alrededor del país. 

Esta situación no es una novedad, ha estado sucediendo a lo largo de la última década. De acuerdo con un artículo de la UNAM, “la sequía 2020-2021 ha sido la segunda más severa registrada en México, según el Monitor de Sequía de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA); la primera se presentó en el año 2011”. Para abril del 2021, ¾ partes del país se encontraban con falta de lluvias, mientras que más de la mitad de México se encontraba en situación de sequía extrema. 

Las consecuencias que tiene esta situación para la actividad económica en el país son considerables. Tales hechos están fuertemente vinculados con el cambio climático. Francisco Estrada Porrúa, coordinador del Programa de Investigación en Cambio Climático (PINCC) de la UNAM, estima que desde 1975 México se ha calentado 0.3 grados centígrados por década más que muchas regiones del planeta; esto debido a factores de “variabilidad natural”. Este aumento podría tener costos acumulados durante este siglo serían comparables a perder entre el 50% y hasta más de 4 o 5 veces el producto interno bruto actual. 

Estos efectos son devastadores para los humanos y para las especies de flora y fauna. México es un país afectado perpetuamente por el efecto del fenómeno conocido como El Niño, evento de origen climático relacionado con el calentamiento del Pacífico oriental ecuatorial que ocasiona que las lluvias en el norte del país se reduzcan provocando sequías, según Columbia.

De acuerdo con la ONU, una preocupación para el país es el cambio climático que puede hacer que los efectos del Niño se intensifiquen provocando sequías y eventos climáticos mucho más extremos. Estas condiciones pueden exacerbar desigualdades manifestándose en oportunidades de empleo, el acceso a agua potable y otros servicios, así como la seguridad alimentaria. 

De acuerdo con el Banco Mundial, aunque la agricultura sólo representa el 3.8% del PIB nacional en México, esta proporciona el 12.8% de los empleos a nivel nacional (2019) en México. La escasez de agua representa no solo una amenaza directa a la producción agrícola del país y a su relevancia dentro de las cadenas de valor actuales, sino también para las personas cuyo sustento depende de esta actividad. 

La escasez de agua no sólo tiene repercusiones importantes en la actividad económica, sino que se contrapone con el cumplimiento de los derechos humanos fundamentales como la higiene y la sanidad. De acuerdo con Latin America Reports, la Ciudad de México ha tenido problemas para suplir agua para las personas, debido a que una de las reservas de agua que suplían este recurso a la ciudad se encuentra por debajo de su nivel normal de capacidad. Las autoridades han tenido que recortar el suministro de agua potable en la capital, un suceso muy grave considerando que su área metropolitana alberga a más de 21 millones de personas. 

Hoy por hoy, los gobiernos locales y estatales se encuentran desarrollando estrategias para responder a un problema que ya lleva varios años afectando a la población mexicana. Concorde al Global Center on Adaptation, ante los retos que enfrentan las ciudades, como el creciente desabasto de agua, es derivado del crecimiento poblacional y la intensificación de las sequías por el cambio climático. Las personas con mayor acceso a recursos podrán ser las que paguen por cisternas que sean surtidas por camiones repartidores de agua. Sin embargo, las personas sin acceso a estos recursos se verán gravemente afectadas.

Soluciones temporales en la CDMX se están implementando, cómo reparar las fugas que ocasionan el 40% de la pérdida de agua potable. Sin embargo, los investigadores tienen sus miras en soluciones más sostenibles, tales como encontrar nuevas fuentes de abasto para que las ciudades puedan integrarlo al ciclo del agua. Dicho proceso se centra en el ciclo del agua y puede integrarse en las ciudades para aprovechar la simbiosis entre la ciudad y la naturaleza. Según un reporte de Resilient Cities, este tipo de acercamientos podría ayudar a reducir el efecto de las ciudades en el consumo y disponibilidad del agua y generar mayor calidad de vida para sus habitantes. 

Para el futuro de las ciudades, será indispensable generar alternativas que sean más sostenibles para considerar las necesidades de las siguientes generaciones y que no sean parches temporales de soluciones unilaterales. Debido a esto, será fundamental que se involucren personas expertas en los procesos de planeación de infraestructura urbana, en el desarrollo urbano sostenible y que tengan resiliencia ante las crisis climáticas y participación en los futuros procesos de planeación. Solo a través de esta colaboración multidisciplinaria, de una fuerte política pública, así como de una consciencia efectivamente implantada entre la sociedad civil, se podrá asegurar el continuo abasto de agua en el futuro.

Referencias:

Gobierno de México. (2021). Atención a la Sequía en México. [Imagen]. https://www.gob.mx/conagua/articulos/atencion-a-la-sequia-en-mexico.

Salvador Ramos

Salvador Ramos

Economista por la UDEM y analista en el sector privado.
Share This