Las consecuencias ambientales de las actividades de EE. UU. en México

"La zona muerta o zona de hipoxia es un área descubierta desde 1985, cuya extensión mide 16 mil 404 kilómetros cuadrados y abarca la zona sur del territorio estadounidense como son los estados de Texas, Luisiana y Mississippi, así como el Golfo de México, en su mayoría." 
Por Daniela Hinojosa
Feb 8, 2022

La zona muerta o zona de hipoxia es un área descubierta desde 1985, cuya extensión mide 16 mil 404 kilómetros cuadrados y abarca la zona sur del territorio estadounidense como son los estados de Texas, Luisiana y Mississippi, así como el Golfo de México, en su mayoría. 

Recibe ese nombre debido a la falta de organismos vivos en la región. 

Lo que ha vuelto inhabitable este lugar son los bajos (o casi nulos) niveles de oxígeno, pues causan la asfixia de la flora y fauna. Por lo tanto, las especies que antes habitaban esa zona murieron o, luchando por sobrevivir, emigraron a otras partes. 

De acuerdo con diversos estudios, esto puede suceder por causas naturales o antropogénicas. En nuestro caso, la zona muerta es resultado de los altos niveles de contaminación en el mar desde hace muchos años, mismos que han empeorado con el tiempo.

Como bien sabemos, e incluso la Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo de 1992 lo señala en los principios 6 y 7, los estados más vulnerables, en términos ambientales, son los subdesarrollados, al ser estos quienes menos contaminan y los más afectados por las actividades de los países desarrollados. En este caso, México fue y es afectado por los actos de nuestro vecino del norte, Estados Unidos. 

Durante los últimos años, se ha dicho que la contaminación del Golfo proviene de la desembocadura del Río Mississippi en el mar. Este gigante de agua dulce porta en su caudal una gran cantidad de nitrato y fósforo. Estos químicos provienen de los fertilizantes utilizados en la industria agrícola y “supuestamente” llegan a los cuerpos de agua al ser arrastrados por la lluvia. 

El nitrato y el fósforo estimulan el crecimiento de algas, y éstas absorben el oxígeno del mar, privando al resto de las especies de este. 

IIEH
*El Río Mississippi no sólo está considerado como uno de los ríos más grandes del mundo, sino también dentro de los 10 más contaminados, puesto que, debido a su ubicación, confluyen casi todos los ríos estadounidenses, y los químicos de cada uno son llevados por este al mar.

Sin embargo, sería importante preguntarnos si los fertilizantes son la única y/o principal causa del problema. Estados Unidos es el país con mayor número de reactores nucleares en el mundo. Hasta el día de hoy cuenta con 93, y algunas se encuentran en los estados de Iowa, Illinois, Mississippi, Wisconsin, Minnesota, Tennessee y Luisiana, mismos por los cuales pasa el Río Mississippi. Por lo tanto, los desechos nucleares y radiactivos que llegan al río podrían ser una de las causas fundamentales de la contaminación.

Ahora, sería relevante referir al petróleo.

La zona muerta comprende tres estados sureños de Estados Unidos (Texas, Mississippi y Luisiana), sin embargo, ¿Cuál es la relación entre estos tres, además de su localización? La producción de petróleo. En el año 2020 el estado de Texas produjo mil setecientos ochenta millones de barriles, Luisiana 35 millones, Mississippi 14 millones, y en total la producción del país fue de cuatro mil cien millones. Por lo que la intensa extracción de petróleo en esta zona, los derrames y los residuos de este también han sido significativos en la contaminación del Golfo. 

Por otra parte, si nos remontamos al pasado, podríamos encontrar otras razones. Tan solo después de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos arrojó más de 42 bombas al mar para realizar pruebas nucleares. Pero eso no fue todo, entre los años 1946 y 1993 lanzó más de 90 mil barriles nucleares y 190 mil metros cúbicos de desechos radiactivos en el océano Pacífico y en la parte norte del Atlántico.  

Si bien hablar del siglo XX suena muy distante, cuando nos referimos a contaminación nuclear, no lo es, puesto que sus efectos persisten durante miles de años. Además, aunque los ensayos nucleares estén prohibidos desde 1996 por la creación del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares, Estados Unidos firmó, más no lo ratificó, por lo tanto, no está obligado a cumplirlo. Esto representa un riesgo general para el ambiente y en específico para nosotros. 

De acuerdo a lo anterior, es evidente que estas actividades y la contaminación resultante de su práctica continua ha fomentado el crecimiento de la zona muerta, y si no se hace algo al respecto, cada vez será mayor, poniendo en riesgo la vida marina del Golfo de México. 

Referencias:

Administrador. (2021). Río Mississippi: características, ubicación, longitud, y más. Ríos del planeta. Recuperado en: https://riosdelplaneta.com/rio-misisipi/

Azteca noticias. (2021). Crece tres veces la zona muerta del Golfo de México. Azteca Noticias. Recuperado en: https://www.tvazteca.com/aztecanoticias/zona-muerta-golfo-de-mexico-especiales

El Ágora. (2021). Los ríos más contaminados del planeta. El Ágora diario del agua. Recuperado en:https://www.elagoradiario.com/agorapedia/rios-mas-contaminados-del-planeta/

Greenpeace. (2021). Residuos Nucleares. Greenpeace. Recuperado en: https://es.greenpeace.org/es/trabajamos-en/cambio-climatico/energia-nuclear/residuos-nucleares/

ONU. (2021). El final de los ensayos nucleares. ONU. Recuperado en: https://www.un.org/es/observances/end-nuclear-tests-day/history

Olcina. M. (2011). Energía nuclear: un cáncer para el medio ambiente. Ecologistas en acción. Recuperado en: https://www.ecologistasenaccion.org/7169/energia-nuclear-un-cancer-para-el-medio-ambiente/

Sandoval. K. (2021). Mapa muestra a entidades de Estados Unidos con mayor producción de petróleo; Texas sigue a la cabeza. Independent. Recuperado en: https://www.independentespanol.com/noticias/eeuu/estados-unidos-texas-petroleo-produccion-aumento-b1901722.html

Statista. (2021). Número de reactores nucleares operativos a fecha de mayo de 2021, por país. Statista. Recuperado en: https://es.statista.com/estadisticas/635658/reactores-nucleares-operativos-por-pais/

Schauenberg. T. (2020). Más allá de Fukushima: los océanos como basureros nucleares. Deutsche Welle. Recuperado en: https://www.dw.com/es/quiénes-somos/s-31839

Takahashi. P. (2021). Preocupa expansión de zona muerta del Golfo de México. Notipress. Recuperado en: https://notipress.mx/internacional/preocupa-expansion-de-zona-muerta-del-golfo-de-mexico-8187

Daniela Hinojosa

Daniela Hinojosa

Redactora de noticias de la sección de Artes & Libros y Política & Democracia. Licenciada en Derecho por la Universidad Anáhuac.
Share This