Mujeres: víctimas de la violación y de la sociedad

"Aún y cuando se logró que la violación fuera uno de los delitos más castigado por los códigos penales, la realidad es que muchas mujeres en el mundo son víctimas de este crimen, y son criticadas o hasta marginadas por su familia y sociedad."
Por Daniela Hinojosa
Abr 28, 2022

La mayoría conoce a Medusa, personaje de la mitología griega, como un monstruo cruel que petrificaba a quienes la miraban a los ojos, sin embargo, sólo una minoría sabe el origen de su maldad. Ella fue una sacerdotisa en el templo de Atenea cuya belleza superaba a la de cualquier mujer, incluso a la de sus hermanas, y cuando Poseidón la encontró solitaria en el mismo, la violó. 

La historia vanaglorió al violador y asesino de una mujer, y condenó a la víctima, tal y como sucede en nuestros días.

La profanación del templo despertó la furia de Atenea y culpó a Medusa, por su extraordinaria hermosura, del asalto de Poseidón. Por lo que decidió convertirla en un monstruo y, tiempo después, encomendó a Perseo su asesinato.

En la Biblia, encontramos pasajes que refieren a la violación como el acto de “desflorar, desvirginar o forzar a una mujer” y señala que los hombres quienes atacaran a mujeres casadas debían morir; y cuando las víctimas no lo fueran, el violador estaba obligado a desposarlas sin derecho a repudiarlas. Esta regla imperó durante varios años en diversos reinos e imperios, condenando a las mujeres a pasar el resto de sus vidas junto a su victimario.

Durante la Edad Media, existió el derecho de pernada, el cual ha causado grandes discusiones en cuanto a si en verdad era un derecho o no, y consistió en el droit que detentaba el señor feudal de tener relaciones con las esposas de sus siervos en la noche de bodas. Aunque los historiadores han atribuido a esto el carácter de costumbre, y han señalado que tanto la familia, el marido y la mujer no oponían resistencia al acto, no dejaba de ser una imposición donde la libertad sexual de la mujer (la cual no existía en ese momento) era vulnerada por una ley y/o tradición. 

En esta época y posteriores, otros problemas a los cuales se enfrentó fueron: a las guerras, donde eran violadas y explotadas sexualmente por los invasores. Este era un derecho reconocido de los vencedores, y las habitantes de los territorios conquistados eran consideradas parte del botín de guerra.

El otro problema fue la criminalización de las víctimas de violación.

Las pocas mujeres que se atrevieron a denunciarlo sufrieron de humillaciones, y corrieron el riesgo de ser condenadas a la muerte en la hoguera. Cada una de ellas era citada ante un “jurado” de hombres, y se les obligaba a contar una y otra vez los hechos de manera explícita. Si al narrarlos se equivocaban, contradecían o desconocían con precisión algún detalle, entonces, las acusaban de perjurio. 

El testimonio de la mujer carecía de credibilidad, por eso las pruebas para comprobar la violación eran los signos físicos (hematomas, sangre, heridas, prendas desgarradas). Así como el testimonio de vecinos que hubieran escuchado sus gritos durante el acto. Cabe mencionar que, si la víctima quedaba embarazada, el jurado fallaba a favor del hombre, convirtiendo la violación en adulterio por considerar que un bebé sólo podía concebirse cuando las relaciones eran consentidas por la mujer. 

MUJERES E HISTORIA ANTIGUA – Radio CEPOAT: El canal de la Historia

En la antigüedad, aunque la violación fuera castigada con penas graves como la muerte, la castración o la tortura al victimario, el bien jurídico tutelado no era la integridad, libertad ni el cuerpo de la mujer; quien era considerada más un objeto que un ser humano, sino el honor, principalmente, del marido o del padre, y el daño en propiedad ajena.

Sin importar que este delito existió desde el inicio de la humanidad, su verdadera regulación y tipificación en la ley fue entre los siglos XIX y XX.

Esto gracias a los movimientos feministas que exigieron el reconocimiento de la mujer como persona con derechos, y la protección a su libertad sexual. Incluso, después de algunos años, fue contemplado en la ley la violación entre cónyuges.

*hoy en día está regulado como un crimen de Lesa Humanidad en el Estatuto de Roma, y es sancionado por la Corte Penal Internacional. 

Ahora bien, aún y cuando se logró que la violación fuera uno de los delitos más castigado por los códigos penales, la realidad es que muchas mujeres en el mundo son víctimas de este crimen, y son criticadas o hasta marginadas por su familia y sociedad. Cuando acuden ante la fiscalía y, después, ante los tribunales, se enfrentan a la humillación, a una defensa que utiliza su vida amorosa para probar en el juicio que “alguien con tal comportamiento no fue víctima de violación”. 

Como sociedad, debemos unirnos para exigir justicia tanto a nivel nacional como internacional, debemos unirnos para defender y apoyar a las víctimas, y debemos proteger a nuestras mujeres para que, NI UNA MÁS, sea agredida. 

Referencias:

Álvarez. C. (2021). “Derecho de pernada”: la atrocidad sexual del ’medioevo’ que aún tiene en discusión a historiadores. Biobio Chile. Recuperado de: https://www.biobiochile.cl/noticias/sociedad/historia/2021/12/18/derecho-de-pernada-la-atrocidad-sexual.shtml

Mortis. O. (2022). El mito de Medusa como ícono feminista y Atenea como la primera traición de género. UNIVA. Recuperado de: https://www.univa.mx/blog/el-mito-de-medusa-como-icono-feminista-y-atenea-como-la-primera-traicion-de-genero/

La Redacción. (2021). Las agresiones sexuales en la Edad Moderna. ADAVAS. Recuperado de: https://adavas.org/las-agresiones-sexuales-en-la-edad-moderna/

Rodríguez. V. (2000). Historia de la violación de la Revista de Estudios Historio-jurídicos. SCIELO. Recuperado de: https://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0716-54552000002200068

Skoda. H. (2021). “El último duelo”: las mujeres que se atrevían a denunciar violaciones en el Medioevo arriesgando sus vidas. BBC. Recuperado de: https://www.bbc.com/mundo/noticias-58740212

Daniela Hinojosa

Daniela Hinojosa

Redactora de noticias de la sección de Artes & Libros y Política & Democracia. Licenciada en Derecho por la Universidad Anáhuac.
Share This