Nuréyev, la gran estrella del ballet clásico

"Su talento como bailarín, director y coreógrafo lo convirtieron en una estrella del ballet clásico, una de las más grandes."
Por Daniela Hinojosa
Mar 16, 2022

Un 17 de marzo de 1938 en Irkutsk, Unión Soviética (hoy Rusia), nació Rudolf Xämät uli Nuréyev, una de las más grandes figuras en la historia del ballet clásico, considerado por muchos críticos como el mejor de todos. 

Desde muy pequeño inició su camino en el mundo de la danza tomando clases de baile folclórico bashkiria. Sin embargo, fue hasta 1955, después de la Segunda Guerra Mundial y la recuperación de la Unión Soviética, que pudo ingresar a la Academia Vagánova de Ballet, filial del Ballet Kirov. 

Sus profesores no confiaban en que pudiera desarrollar una buena técnica.

Sin embargo, bastaron unos cuantos meses para que Nuréyev sorprendiera a todos con su talento. Pues no sólo destacó como el mejor entre sus compañeros, sino también en la historia de la academia. 

A los pocos años, su gran triunfo en el ballet lo volvió una figura venerada en el país, un héroe nacional. Tanto para Rusia (en la actualidad) como para la Unión Soviética (en su momento) la danza clásica era y es muy importante. 

Este reconocimiento le permitió viajar con el Kirov a otras partes del mundo y en una ocasión, cuando Konstantin Sergueyev, bailarín principal, sufrió un accidente que le impidió presentarse en París, fue suplido por Nuréyev. Desde ese momento, su potencial no sólo fue admirado por su país, sino por el mundo. 

Las estrechas relaciones que había formado con occidentales incomodaron al gobierno soviético, por lo que, sabiendo esto y que probablemente su castigo sería prohibirle la salida del país en el futuro, tomó la decisión de solicitar asilo político durante su estancia en Francia, despidiéndose para siempre de la nación que lo vio nacer. 

Comenzó su carrera en occidente con el Grand Ballet du Marquis de Cuevas.

Despues, con ayuda de Margot Fonteyn, ingresó al Royal Ballet de Londres. No había alguien que no lo conociera, se convirtió en una de las mayores celebridades mundiales y esto lo llevó hasta la pantalla grande estelarizando algunas películas. 

También incursionó en la danza moderna en el Ballet Nacional de los Países Bajos con el cual, por invitación de Robert Helpmann, realizó una gira por Australia presentando su producción de Don Quijote, la primera de muchas obras dirigidas por la estrella del ballet. 

En 1983 fue nombrado director del Ballet de la Ópera de París, en donde estuvo a cargo de las obras coreográficas más revolucionarias en la historia de la danza. Incluso los clásicos de Marius Petipa, como el Lago de los Cisnes, Don Quijote, La Bayadere y Raymonda, fueron reformados en su totalidad por él. 

En 1992 el ministro de cultura Jack Lang le entregó el premio más importante de Francia: El Caballero de la Orden de las Artes y las Letras. Lamentablemente, a los pocos meses murió de VIH tras varios años de lucha contra esta enfermedad. 

Su talento como bailarín, director y coreógrafo lo convirtieron en una estrella del ballet clásico, una de las más grandes. Luego de su muerte, distintas compañías e instituciones culturales se unieron a los homenajes de Nuréyev realizando películas, obras de ballet, galas, exposiciones y documentales de su vida y obra. 

Referencias:

Fernández. T. y Tamaro. E. . (2004). Biografia de Rudolf Nureyev. Biografías y Vidas. La enciclopedia biográfica en línea [Internet]. Recuperaod en: https://www.biografiasyvidas.com/biografia/n/nureiev.htm 

INAEM. (). Rudolf Nuréyev, Brillante estrella del ballet clásico. Danza. Recuperado en: https://www.danza.es/multimedia/biografias/rudolf-nureyev

Pacual. C. (2013). Rudolf Nureyev, homenaje a 20 años de su muerte. Danzaballet. Recuperado en: https://www.danzaballet.com/rudolf-nureyev-homenaje-a-20-anos-de-su-muerte/

Daniela Hinojosa

Daniela Hinojosa

Redactora de noticias de la sección de Artes & Libros y Política & Democracia. Licenciada en Derecho por la Universidad Anáhuac.
Share This