Promising Feminist Movie?

"Mientras que Promising Young Woman perpetúa la tesis de venganza, Michaela Coel con I May Destroy You incita a una revisión de dicha tesis, presentando un arco de personaje más realista y más completo. En palabras de Aisha Harris de National Public Radio: 'Si I May Destroy You es un ejercicio de cómo uno elige seguir viviendo (y no existiendo) frente a tal trauma, Promising Young Woman trata de lo que sucede cuando alguien se resiste activamente a vivir'."
Por Fernanda Treviño
Sep 13, 2021

En la pasada entrega de los premios Oscar vimos como el galardón a Mejor Guión Original fue otorgado, sin competencia alguna, a Emerald Fennell por la película Promising Young Woman, de la cual también es productora y directora. Fennell nos presenta al personaje de Cassie quien, años después de que su mejor amiga Nina fue violada, ha desarrollado un hábito extraño: salir a bares todas las noches y pretender estar borracha para atraer a los hombres que se aprovecharían de dichas mujeres. La premisa me cautivó, debo admitir, y decidí verla. 

La obra prima de Fennell cuenta con una paleta de colores cautivadora, la energética actuación de Carey Mulligan, un guión perfecto con una narrativa dramática muy consolidada, entre otras cosas. Pero la película se quedó corta en cuanto a propuesta y además me dejó con un horrible mal de boca. Déjenme explicar. 

Aunque Fennell acertó al exponer a los problemáticos “good guys” y al pacto patriarcal, el resto deja mucho qué desear. Su ritmo de película de acción, llena de “gotcha moments” y con una heroína à la Kill Bill, crea un ambiente insatisfactorio, frío y distante; convierte el abuso sexual en un juego glorificado. Es un thriller, una fantasía, es una transparencia de nuestros deseos, de nuestro placer de ver a Cassie ganar. Pero dicha adrenalina es temporal. Y personalmente, fue un trago amargo tras trago amargo. 

El tema principal de Promising Young Woman es la venganza, es el interminable vigilantismo de Cassie, que tiene prioridad por sobre su propia salud y paz mental. Cassie no quiere ayuda, lo que quiere es que todo involucrado en el caso de Nina sienta su ausencia. Es así que los actos de venganza de Cassie se tornan inquietantes y alarmantes: como lo que hizo con Madison, una antigua compañera, y con la rectora de la universidad (donde involucró a la inocente hija de ésta); Cassie considera estos actos como necesarios y además se apoya en hombres para perpetuar dicha violencia. 

Pero, ¿qué es la venganza? ¿Por qué damos la vida por ella? ¿Lo vale? El desenlace de la película fue la gota que derramó el vaso para mí, porque se consiguió justicia pero, ¿a qué costo? Cassie es asesinada a manos del violador de Nina, y aunque consigue que lo arresten, lo hace desde la tumba. Y presumiblemente, cualquier castigo impuesto por la ley que Al reciba será por matar a Cassie, y no por lo que le hizo a Nina, lo cual siempre fue el objetivo principal de Cassie. Es un final desconcertante, sombrío e insatisfactorio. He tratado de pensar en un final alternativo, pero aún sentada aquí, escribiendo, no sé que sería suficiente. ¿Qué final sería preferible? ¿Cuál sería perfecto? Creo que ninguno. 

Finalmente, no podemos olvidar la inclusividad performativa con Laverne Cox, pues esta película es, a fin de cuentas, escrita por una mujer caucásica para mujeres caucásicas. Es white feminism en su máxima expresión. La violencia, descaro y audacia que está representado en esta película solo se lo aceptarían, celebrarían y perdonarían a una mujer blanca. Promising Young Woman no es una película feminista, no puede serlo. 

Es así, que tratando de quitarme este mal sabor de boca, comencé a ver una serie que sonaba mucho más prometedora. I May Destroy You es una serie que todos deberían ver. Protagonizada, producida, dirigida y escrita por la enormemente talentosa Michaela Coel, nos presenta a Arabella, una escritora lidiando con las repercusiones de su propia violación después de ser drogada por un extraño en un bar. Ahora bien, no pretendía comparar estos dos proyectos porque, para empezar, los formatos y géneros son muy distintos, además existe un obvia diferencia entre las perspectivas de sus respectivas protagonistas: mientras que Cassie está en la periferia de la agresión como amiga de la víctima, Arabella es una víctima directa. Sin embargo, ambas obras son interesantes exploraciones de la agresión sexual y sus secuelas, y ambas tienen una perspectiva más femenina e íntima en comparación con otras películas y series. A final de cuentas, la obra de Coel resulta más universal e interseccional al ser contada a través de los ojos de una mujer negra. 

Sin darles spoilers porque vale mucho la pena que vean esta serie, les puedo decir que la pseudo biográfica I May Destroy You es una cruda, auténtica e intelectual exploración de la agresión sexual y la sanación, que empuja los límites de lo que previamente se podía creer apropiado para la televisión. Coel hace un excelente trabajo al explorar las áreas grises que pocos se aventuran a tocar: nos educa sobre todas las formas de abuso y violación (por ejemplo, hay un capítulo donde se enfoca en el “stealthing”) abre debate sobre la toxicidad en redes sociales, y elabora en gran detalle sobre delicada crisis del perdón versus la venganza. La serie aborda otros temas como raza, discriminación, la comunidad LGBT, entre muchos otros. 

Mientras que Promising Young Woman perpetúa la tesis de venganza, Michaela Coel con I May Destroy You incita a una revisión de dicha tesis, presentando un arco de personaje más realista y más completo. En palabras de Aisha Harris de National Public Radio: “Si I May Destroy You es un ejercicio de cómo uno elige seguir viviendo (y no existiendo) frente a tal trauma, Promising Young Woman trata de lo que sucede cuando alguien se resiste activamente a vivir”. 

Arabella se permite vivir, va a terapia y se rodea de amigos (sobre todo de su mejor amiga, Terry), pero su recuperación no es lineal y eso está bien. Ella se equivoca, gana y pierde, hiere a sus seres queridos y a sí misma, y cambia. Arabella sana honestamente, desordenadamente, tropezando y recuperándose, pero nunca está sola. Lo extraordinario es que también los personajes secundarios son complejos y bien redondeados, son verdaderamente genuinos. El episodio final es brillante, la genialidad de Coel es indiscutible y su actuación es exquisita, logra presentar la trayectoria emocional de Arabella de una manera impecable. 

¿Por qué entonces la obra de Fennell consiguió la atención de más espectadores? ¿Por qué parece ser que I May Destroy You ha pasado desapercibida por el público? Muy sencillo: la demografía a la que están dirigidos. No muchos voltean a ver el trabajo de una artista negra. Esto solo demuestra cuáles historias estamos dispuestos a escuchar y cuales continuamos ignorando.  

Estoy consciente de que I May Destroy You no es perfecta, pero nada lo es. Tiene situaciones y temas a resolver, pero vale mucho la pena. Pueden ver los doce capítulos completos en HBO Max. ¡Disfruten! 

Fernanda Treviño

Fernanda Treviño

Actriz y cinéfila.
Share This