¿Qué significa el desarrollo?

"Es fundamental recordar que el bienestar social es un resultado proveniente de una amplia gama de variables que trasciende sectores, industrias y geografías. Esto implica que cualquier acción en cualquier sector, sea el público o el privado, va a incidir sobre el nivel de vida que tengamos como nación."
Por Salvador Ramos
Nov 15, 2021

El desarrollo es un concepto que normalmente se asocia exclusivamente a las condiciones económicas bajo las cuales vive una población en particular. Sin embargo, desde hace varias décadas, los académicos han ampliado el término para incorporar otros aspectos como la salud, la felicidad de las personas y el bienestar general en la gente medido en términos de empleo, de oportunidades y de calidad de vida. Vamos a hacer un muy rápido e informal estudio de esto: hagamos una comparación entre los países con mayor PIB del mundo, los que tienen el mayor PIB per cápita, y el mayor índice de desarrollo humano.

Mayor PIB

País Lugar en IDH
Estados Unidos17
China85
Japón19
Alemania6
Reino Unido13
India131
Francia26
Italia29
Canadá16
Corea del Sur23
Datos obtenidos del Banco Mundial y de la UNDP.

Mayor PIB per cápita

País Lugar en IDH
MónacoNA
Liechtenstein19
BermudaNA
Luxemburgo23
Islas CaimanesNA
Suiza2
Irlanda2
Noruega1
Estados Unidos17
Dinamarca10
Datos obtenidos del Banco Mundial y de la UNDP.

Mayor IDH

País Puesto
Noruega1
Irlanda2
Suiza3
Hong Kong4
Islandia5
Alemania6
Suecia7
Australia8
Holanda9
Dinamarca10
Datos obtenidos de la UNDP.

Basado en estos indicadores, podemos concluir brevemente que el bienestar económico (si tomamos el PIB y el PIB per cápita como variable proxy) no está directamente relacionado a un nivel de vida alto, sin embargo, es una parte importante, por lo que vemos a varios países de la lista de países con mejores PIB per cápita en la lista de países más desarrollados.

Es interesante saber de dónde vienen estos indicadores y qué variables utilizan para cuantificar el nivel de desarrollo y bienestar general, de manera que podamos entender el vínculo que tiene la riqueza económica con el desarrollo. Antes que nada, es importante definir qué aspectos reconoce el Índice de Desarrollo Humano (IDH). El IDH es un indicador medido y reconocido a nivel mundial y reportado por el UNDP (United Nations Development Programme) que incorpora diferentes esferas del progreso humano para medir los niveles de bienestar a nivel país. Dado esto, podríamos decir que el país con la mayor calidad de vida, según este indicador, es Noruega, seguido de Irlanda.

Las variables utilizadas para medir el nivel de desarrollo son el ya mencionado PIB per cápita, de manera que se pueda tomar en cuenta el acceso a recursos de la población. Adicionalmente, también entran en juego variables como la esperanza de vida de la población y su nivel de escolaridad. El nivel de esperanza de vida se incluye puesto que este refleja el avance que ha tenido la vida en términos de cuanto viven las personas que lo habitan, como consecuencia de acceso a sistemas de salud. En el caso de la educación, se toman los años que se espera que una persona dure educándose a lo largo de su vida, según la página de Oxford Our World In Data. Es por esto que ambas variables están incluidas.

Basado en esto, podemos darnos cuenta de que el desarrollo no es un aspecto que sea medido en términos únicamente económicos, sino que contempla otras materias de la actividad humana. Es precisamente este tipo de indicadores y la relevancia que han cobrado en el mundo lo que refleja la transición en la academia y en la comunidad internacional, al haber pasado de pensar en el desarrollo como algo puramente otorgado por condiciones económicas favorables, a otros aspectos que también son fundamentales para el bienestar general, tales como la salud y la educación.

Desarrollo en México: ¿cómo se mide?

México ocupa el lugar número 74 de 189 países en el mundo en la escala de desarrollo, según el IDH reportado por la UNDP (United Nations Development Programme). Según la PNUD, dentro del país, las entidades federativas con un mayor nivel de desarrollo según el IDH son: Ciudad de México, Nuevo León, Sonora, Baja California Sur y Coahuila. Por otro lado, los estados con un menor nivel de desarrollo son Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Michoacán e Hidalgo.

El desarrollo en México es monitoreado por diversos organismos. Uno de estos es el INEGI, el cual tiene una serie de indicadores que, bajo distintos rubros, miden el nivel de bienestar por entidad federativa. Familiriecémonos con ellos:

  • Accesibilidad a servicios: incluye el acceso a servicios de salud, porcentaje de hogares con acceso a banda ancha y viviendas con acceso a servicios básicos.
  • Comunidad (relaciones sociales): comprende la calidad de la red social de soporte que rodea a las personas.
  • Educación: considera los niveles de educación, la deserción escolar y los años promedio de escolaridad.
  • Balance vida-trabajo: toma en cuenta la satisfacción con el tiempo para ocio de una persona, así como la población ocupada trabajando más de 48 horas.
  • Ingresos: mide el coeficiente Gini de desigualdad del ingreso disponible de los hogares per cápita, el ingreso disponible en los hogares, la población en situación de pobreza y la que está en pobreza extrema.
  • Medio ambiente: incluye indicadores de contaminación del aire y de disposición de residuos.
  • Compromiso cívico y gobernanza: toma 5 factores en cuenta: participación cívica y política, participación electoral, confianza en la aplicación de la ley, percepción de la ausencia de corrupción en el sistema judicial, y la percepción de confianza en los jueces.
  • Salud: considera la esperanza de vida al nacer, la salud auto reportada de la población, la tasa de obesidad, la tasa de mortalidad infantil y la razón de mortalidad materna (medida por defunciones por cada 100,000 nacidos vivos).
  • Satisfacción con la vida: medido como un promedio de satisfacción reportado por la población.
  • Seguridad: tomando en cuenta la tasa de homicidios, la confianza en la policía, la percepción de la inseguridad, la tasa de incidencia delictiva.
  • Empleo: toma en cuenta la tasa de condiciones críticas de ocupación, la tasa de informalidad laboral, tasa de desocupación y la tasa de participación económica.
  • Vivienda: mide las habitaciones por persona, así como el porcentaje de viviendas con techos de materiales resistentes.

Si te interesa ver cómo resultó cada uno de los estados en estos indicadores, puedes consultar el vínculo siguiente, en el cual puedes navegar a través de los diferentes estadísticos por entidad federativa: https://www.inegi.org.mx/app/bienestar/?ag=01#grafica

¿Qué se puede hacer para acelerar el desarrollo en México?

Al darnos cuenta de lo amplio que es el concepto del desarrollo y de los muchos temas que abarca, una pregunta que surge de manera natural es cuáles son los factores que han desacelerado el desarrollo en nuestro país, un tema que ha generado considerable debate y que genera opiniones muy diversas.

En esta sección, se abordarán diversas recomendaciones emitidas por expertos y autoridades en diversos temas, todos con el objetivo de exponer cuáles son las recomendaciones de políticas públicas, económicas y sociales más populares entre diversas autoridades en el tema. Esto se hará mostrando las opiniones de tres diferentes personas y/o organizaciones.

Primeramente, en un comunicado emitido por el Tecnológico de Monterrey, el rector David Ramírez expone que los diferentes retos que afronta el país en términos de desarrollo se pueden resumir en los siguientes factores:

  1. La corrupción: Ramírez propone que, a través de la educación, se desincentiven las malas prácticas dentro del sector público y la evasión fiscal.
  2. Falta de un modelo económico solidario que minimice el desempleo y provea una estabilidad de precios: esto lo propone de manera que no se comprometan los recursos de las generaciones futuras y estas puedan prosperar en su propio derecho.
  3. Gobiernos que usen de manera austera y eficiente los recursos del país: se enfatiza la importancia de que los gobiernos sepan elegir e invertir en los proyectos que traerán mayores beneficios para el país.

La UNDP, en un artículo escrito específicamente en el marco del efecto devastador que ha tenido el COVID en la economía mexicana, hizo diversas recomendaciones en torno a la actual situación del país:

  1. Apoyar a los hogares y poblaciones en condiciones precarias: esta recomendación busca proteger a las personas con empleos formales para evitar más despidos de los que hubo durante la pandemia. Asimismo, se recomienda garantizar que las personas en el sector informal (un 50% de la población trabajadora) tenga acceso mínimo a la canasta básica de productos. Adicional a esto, se recomienda seguir con los programas que ayuden a las personas a reducir índices y dimensiones de pobreza. Por último, se enfatiza la importancia de dar apoyo a las personas de la tercera edad, cuyo actual apoyo (1,275 pesos mensuales) no garantiza un adecuado acceso a la canasta básica).
  2. Apoyo a empresas: la UNDP remarca la importancia de generar acceso a crédito a las empresas en México, sobre todo dado el clima de incertidumbre en el país actualmente. Adicionalmente, se recomienda dar subsidios y soporte monetario para las empresas que son afectadas por la crisis, de manera que se eviten situaciones futuras caracterizadas por situaciones de impago de empresas que podrían poner en riesgo la salud del sistema financiero del país. Por último, dada la importancia de este sector, se recomienda dar especial atención al sector de turismo del país, a través de la implementación del gobierno de medidas para la pandemia que garanticen que el turismo pueda seguir teniendo su flujo normal.
  3. Gobierno: en temas de gobierno, el reporte recomienda que la política fiscal que se siga sea una de tipo expansionista, dado que las actuales políticas restrictivas no hacen más que pronunciar los valles de actividad económica, en lugar de incentivar el gasto doméstico. Por otro lado, se recomienda parar o evaluar de mejor manera los proyectos que tengan que ver con las empresas públicas, de manera que esos recursos se localicen en medidas que contengan los efectos de la pandemia.

Si leemos con detenimiento las observaciones emitidas por la UNDP, estas son bastante similares a lo que trató el rector David Ramírez, dado que ambos abordan temas como la salud económica y la gobernanza como aspectos fundamentales para un próspero desarrollo.

Por otro lado, el equipo de Social Watch emitió un reporte en el 2016 donde se tocaron diversos puntos importantes para el futuro del país. Tomando como referencia los Objetivos de Desarrollo Sostenible, se hicieron diversas recomendaciones para abordar cada uno de ellos:

  1. Para afrontar la problemática de la falta de nutrición en el país, se recomienda que se implemente una política a nivel nacional que reconozca y promueva el derecho a la alimentación. Asimismo, se recomienda tener un programa de políticas intersectoriales que incrementen la productividad agrícola, con el objetivo de aumentar los ingresos de pequeños productores.
  2. Respecto al objetivo del fin de la pobreza, específicamente en el tema de la vivienda, se recomienda que el gobierno tome acción en dar instrumentos para que se implemente vivienda urbana, así como políticas de vivienda que provea líneas de acción para generar vivienda culturalmente adecuada para personas de comunidades rurales.
  3. Tomando en cuenta los objetivos de la salud y del acceso a agua, se recomienda que se implementen más rápido los programas de bebederos en escuelas, dado que México es uno de los principales consumidores de refrescos a nivel mundial, hábito vinculado fuertemente con problemas de salud como diabetes y obesidad.
  4. Considerando la educación, la desigualdad, la salud, y la equidad de género, una de las revisiones que se hizo fue que la Estrategia Nacional para Combatir el Emabrazo Adolescente no tiene un enfoque que busque comprender a profundiad las razones de los embarazos, por lo que se recomienda que estos programas tengan acceso a buen financiamiento, no haya barreras de discriminación para alcanzar a su público meta, y que puedan ser lo suficientemente transparentes para rendir cuentas.
  5. Por último, los esfuerzos que se han hecho en atacar el flujo de drogas en el país se ha enfocado en sobremanera en detener a las figuras del crimen organizado, sin atacar también los vínculos que estas poseen con figuras en el gobierno que siguen alentando la construcción y prevalencia de corrupción.

¿Qué tienen en común todas estas recomendaciones y los temas que abordan? Todos reflejan diferentes aspectos de la sociedad en el país, y todos contemplan esferas del desarrollo que van desde el ámbito económico, social, de gobierno, de salud, hasta la vida de los jóvenes.

Estos ejemplos han sido solo una breve ejemplificación de todo el trabajo que resta por hacer en el país. Hay una infinidad de temas que se deben de abordar para asegurarnos de que los mexicanos tengan cada vez una mayor calidad de vida. Los indicadores del IDH y los de bienestar que mide el INEGI son una gran herramienta que nos puede ayudar a que el gobierno y las instituciones públicas que velan por los intereses comunes rindan cuentas ante nosotros los ciudadanos.

De igual forma, es fundamental recordar que el bienestar social es un resultado proveniente de una amplia gama de variables que trasciende sectores, industrias y geografías. Esto implica que cualquier acción en cualquier sector, sea el público o el privado, va a incidir sobre el nivel de vida que tengamos como nación. En otras palabras, todas las acciones que busquen el bienestar entre la población importan; he aquí la importancia del trabajo hecho no solo por los gobernantes y las grandes empresas, sino también las PYMEs, las organizaciones no gubernamentales y los grandes activistas sociales.

Salvador Ramos

Salvador Ramos

Economista por la UDEM y analista en el sector privado.
Share This