Una oportunidad histórica 

"El mundo parece estar como un computador, que se actualiza y muestra en la pantalla un símbolo que dice 'Actualizando…' o 'Cargando…'. Aún no sabemos qué habrá después de que ese símbolo de carga termine su proceso de actualización/carga."
Por Antonio López
Feb 27, 2022

A quienes nos gusta la historia, sabemos que “no hay nada nuevo bajo el sol” y que mucho de lo que ocurre en el presente, seguramente ocurrió en el pasado. Este hecho nos provoca una gran tentación, tanto a los que estudiamos la historia, como a los que no, que es pensar en que la vida de la humanidad es una constante repetición de hechos y que no hay nada que podamos hacer, pues lo que ha ocurrido en el pasado siempre volverá a ocurrir una y otra vez.

Parece que hay “leyes” que rigen el desenvolvimiento de los acontecimientos humanos. 

A esto se le llama historicismo y, de acuerdo con el escritor peruano, Mario Vargas Llosa, siguiendo la tradición crítica de pensador austriaco Karl Popper, esto representa una falta contra la capacidad de los seres humanos de ejercer su libertad a través de la inventiva, la corrección, el análisis, raciocinio, y todo aquello que nos ayude a que las cosas no sean iguales y como antes. 

Quien piensa que lo que pasa actualmente ya estaba destinado a que ocurriera es un/una historicista, diría Popper y Vargas Llosa. 

Habiendo puesto en contexto el concepto del historicismo, me dispongo a reflexionar sobre nuestros tiempos actuales. 

Mientras escribo estas líneas y tal vez mientras ustedes las estén leyendo, la definición de los nuevos tiempos no habrá terminado de reconfigurarse. El mundo parece estar como un computador, que se actualiza y muestra en la pantalla un símbolo que dice “Actualizando…” o “Cargando…”. 

Aún no sabemos qué habrá después de que ese símbolo de carga termine su proceso de actualización/carga. 

El actual conflicto entre Rusia y Ucrania, podría representar un punto de quiebre en nuestra época… cuando todo esto termine, el mundo podría parecer muy diferente al que se construyó después de las Guerras Mundiales del siglo pasado. 

Es por eso que considero que estamos en una oportunidad histórica en la que podemos demostrar que el desenlace de lo que actualmente está ocurriendo en el mundo puede ser diferente a lo ocurrido en el pasado. 

La tentación de ser historicistas de la que hablé al inicio podría hacernos pensar que el actual conflicto entre Rusia y Ucrania tendrá como desenlace una guerra catastrófica en donde morirán miles de personas inocentes y se derrumbará el actual orden mundial representado por Naciones Unidas, así como la Primera Guerra Mundial terminó con el Concierto de Europa. 

El mundo actual no es el mismo al de la primera mitad del siglo XX. Vivimos en un mundo altamente interconectado, que a través de la coordinación y la presión mediática internacionales, puede ejercer un gran poder sobre el curso de la historia. Sí, podemos hacer las cosas diferentes. 

Hacerlo así significaría que en los próximos días podamos escuchar en las noticias que Rusia y Ucrania llegaron a un acuerdo pacifico y que Rusia cambió su postura hostil, que no hubo lanzamiento de misiles nucleares y Ucrania pudo preservar su soberanía. 

El estudio de la historia no es una bola mágica que te permite saber qué ocurrirá. Más bien, te permite entender que hay rutas alternas y que las malas decisiones son siempre muy costosas humanamente hablando. 

Con toda la memoria histórica del mundo actualmente, ¿sabremos aprovechar esta oportunidad histórica? 

Antonio López

Antonio López

Fundador de The Bookish Man.
Share This